El prestigio de su historia, su gran temperamento, las curvas de sus paisajes: tiene tantos rostros este Gran Paraje que hace del estilo de vida una razón de ser. A lo largo del río Baïse y en las laderas de Armagnac, protegida por las piedras seculares y convertida de abadía en catedral, predomina esta joya de Gascuña: ¡debemos compartirla y disfrutarla!

Flaran-Baïse-Armagnac, la singularidad

Siguiendo la ruta que lleva de Condom a Auch, el valle de Baïse os guiará hacia una magnífica sorpresa: la abadía de Flaran, una de las abadías cistercienses mejor conservadas del sudoeste de Francia.

Deteneros en Condom, ciudad episcopal. El casco antiguo, dominado por una impresionante catedral gótica, está formado por palacetes del siglo XVIII, grandes casas típicas de Armagnac, de bodegas... ¡sin olvidar el museo del Armagnac! Si salís desde Condom podéis hacer el viaje bordeando el agua.

El camino

El río Baïse, rodeado de coloridos valles por las diferentes culturas, se utilizaba para el transporte y el comercio del Armagnac. Hoy en día es navegable en la región de Gers entre Condom et la bastida de Valence-sur-Baïse.

También debéis hacer una parada en Larressingle, un pueblecito fortificado del siglo XIII cuya visita es obligatoria.

Por el DOC Armagnac podéis recorrer los senderos que atraviesan los prestigiosos viñedos.

En mayo no podéis perderos el Festival de Bandas, el primero de una amplia temporada de festivales. Flaran-Baïse-Armagnac combina con la felicidad y el espíritu festivo de Gascuña.

Descargar :