Para visitar

Visita el pueblo circular único de Fourcès, cerca de la lujosa villa galo-romana de Séviac, en Montréal du Gers

 

El hombre ha impregnado la Ténarèze de cultura y de historia. Entretejida de vías históricas, esta región rebosa de encrucijadas seculares en las que se conservan los monumentos más prestigiosos de Gascuña. En la hondonada de los valles o en la cima de las crestas surgen las construcciones que conforman su valioso patrimonio: villa galo-romana de Séviac, abadía de Flaran, pueblo amurallado de Larressingle, castillos gascones, iglesias románicas o góticas que perpetúan los recuerdos de un pasado siempre presente.

 

La ventanas con maineles de los majestuosos monumentos dan acceso a los secretos del Renacimiento, a las claves de bóvedas pintadas y demás cortejos de frisos y blasones. Los palacetes que datan de épocas prestigiosas conservaron del arte clásico sus líneas depuradas, mascarones esculpidos y jardines de vivos colores.