Versión para impresora

Current Size: 100%

A través del tiempo

73

  • -17 millones de años Antes de los gascones

    El territorio gascón, bañado por el mar durante más de 120 millones de años, antes de que este se retire parcialmente a comienzos de la era terciaria (hace unos 24 millones de años), fue modelado luego por los plegamientos pirenaicos, la erosión y los depósitos sedimentarios. En el Mioceno (hace entre 24 y 5 millones de años), una jungla de clima subtropical pone de manifiesto yacimientos paleontológicos de referencia, como Montréal-du-Gers (-17 millones de años) o La Romieu (-13 millones), en los que se descubren numerosos restos fósiles.

74

  • -5 millones de años a 2000 a.C. la prehistoria

    La Gascuña del Gers fue ocupada por el Hombre desde la Prehistoria (La Romieu, 300 000 años antes de nuestra era). En La Brette (cerca de Condom), los Homo Sapiens nómadas del Paleolítico superior (entre 38 000 y 10 000 a. C.) se instalan durante breves paradas siguiendo las migraciones de los grandes herbívoros salvajes. En el Neolítico (5000 a.C.), las poblaciones se establecen de forma permanente en la cuenca aquitana, inventan la agricultura y domestican a los animales: ¡nace un nuevo mundo

75

  • 2000 a.C. a 100 a.C. Celtas y galos

    Tras la Edad de Bronce, los pueblos celtas se instalan durante el primer milenio antes de Cristo, mezclándose con los aquitanos de origen y ocupando todo el territorio. Repartidos en una serie de tribus (Nitiobroges, Elusates, Lactorates…), sus descendientes galos fundan villas y oppida (plazas fuertes situadas en altura, generalmente fortificadas), organizando el territorio alrededor de ejes que atraen las corrientes económicas y favorecen los intercambios y las zonas de asentamiento.

76

  • 100 a.C. a 476 d.C. De Aquitania a la Novempopulania romana

    Después de su conquista (56 a.C.), la romanización de Aquitania se apoya en el Garona y los antiguos ejes galos. Entonces se desarrolla la vía norte-sur de la «Ténarèze». Del siglo III al VII de nuestra era se crea la nueva provincia de Novempopulania («de los nueve pueblos»), con capital en Elusa, la antigua Eauze. Esta ciudad romana impera en un paisaje de grandes explotaciones agrícolas, presididas por una residencia rural (villa de Séviac). Del siglo IV al VI, la región, entonces cristianizada, se ve severamente afectada por las invasiones llamadas «bárbaras», sufriendo un importante repliegue económico.

    Villa Gallo-Romain de Séviac

77

  • 500 a.C. a 1453 d.C. La Gascuña medieval

    A finales del siglo VII, los vascones toman posesión de las tierras del sur del Garona dando su nombre a Gascuña (Vasconia) que entra bajo la égida de los duques de Aquitania (s. VIII) y luego de los Condes de Fezensac (s. IX-X). Del siglo XI al XIII, la parcelación feudal trae aparejada la independencia de los señoríos locales frente a Aquitania o al rey de Francia. Gascuña se llena entonces de castillos, de nuevos establecimientos (sauvetés, castelnaux y bastidas, como Larressingle y Montréal) y goza del gran impulso religioso de aquella época (abadía  cisterciense de Flaran, La Romieu, peregrinación a Santiago).

    Abadia de Flaran

    Pueblo de Larressingle

    Bastida de Montréal

    Bastida de Valence sur Baïse

    Pont de l'Artigue

78

  • De 1453 a 1789 Época Moderna

    Gascuña, integrada en el ducado de Aquitania, no escapa a los conflictos entre las realezas francesa e inglesa, ni a la lucha entre «armagnacs y borgoñones»… como tampoco a las pestes endémicas. En el Renacimiento, con la penetración de las tesis reformistas, vuelve a convertirse en un campo de batalla (de Monluc), antes de su integración en el dominio real bajo el reinado de Enrique IV (1607). Mientras sus cadetes se cubren de gloria (D’Artagnan), la Gascuña de los siglos XVII y XVIII se administra, mal que bien, como las otras généralités reales.

    Ciudad episcopal de Condom

79

  • De 1789 a nuestros días Una sociedad rural...

    Creado en 1790, el departamento «de Armagnac o del Gers» se adentra en los tormentos revolucionarios y luego en el Imperio. Fieles a sus antepasados, los habitantes del Gers se destacan tanto en tierra como en mar (Mariscal Lannes). El Segundo Imperio trae consigo un nuevo auge económico, marcado por la llegada del ferrocarril y el apogeo del viñedo del Gers (1870). La reanudación del éxodo rural y la crisis de la filoxera (1878) ponen término a esta edad de oro de la campiña del Gers.

    Ver la Iglesia-museo del Pradau en Condom

  • De 1789 a nuestros días De un conflicto a otro...

    Pese a los beneficios de la agricultura tradicional y al sello que ostenta su «agua ardiente», el Gers, como todas las provincias rurales, paga un alto tributo al primer conflicto mundial. La despoblación se acentúa, convirtiendo a la región en una tierra de inmigración (10% en 1936). Durante la guerra de 1939-1945, tras la ocupación de la zona sur, sus paisajes y su posición «entre dos mares» se prestan a la implantación de focos de resistencia (Castelnau, Meilhan…).

    Museo del Armagnac en Condom

    Pueblo de Castelnau sur l'Auvignon

  • De 1789 a nuestros días El ingreso en la modernidad

    En una provincia protegida, con un notable patrimonio material e inmaterial, la Ténarèze concentra múltiples atractivos: los caminos de Santiago, un grato recorrido a orillas del Baïse, paisajes para descubrir, una gastronomía y un armañac para saborear, fiestas y festivales lúdicos, sin olvidar el patrimonio arquitectónico y museográfico, más íntimo, de la abadía cisterciense de Flaran…

     

    Todas las condiciones están reunidas para conjugar, del plural al singular, tus gustos y expectativas…

    Abadia de Flaran

    Esclusa doble de Graziac

    Via verde de Armagnac